+

Que es la ibogaína?

La ibogaína es una substancia natural psicoactiva que se ha demostrado tener la capacidad de interrumpir los trastornos relacionados al uso de substancias, así como poseer otros beneficios neurológicos y psicológicos. Se encuentra naturalmente en varias plantas, principalmente en iboga (Tabernanthe iboga) miembro de la familia Apocynaceae, utilizada durante siglos por comunidades tradicionales del Oeste de África para sus rituales y con propósitos curativos.

En dosis bajas, la ibogaína actúa como estimulante, aumentando la energía y disminuyendo la fatiga de forma distinta a otros estimulantes del sistema central nervioso como las anfetaminas y cocaína.1 En dosis mas grandes, la ibogaína produce efectos oníricos, lo que significa que estimula un estado de ensueño mientras se esta despierto, así como visualización que ocurre con los ojos cerrados y la recuperación de memorias reprimidas. Sus posibles efectos físicos incluyen ataxia, nausea y vomito, sensibilidad a la luz y al sonido, temblores y efectos cardiacos.2

A principios de 1960, el psicólogo chileno Claudio Naranjo condujo 40 sesiones de ibogaína con sus clientes y fue el primero en describir la experiencia científicamente. El reporto que la ibogaína ayudaba a las personas a observar experiencias difíciles desde una perspectiva objetiva, y que ayudaba a facilitar la conclusión de conflictos emocionales no resueltos.3

El uso de la ibogaína en el occidente, especialmente su aplicación en tratamientos para problemas con el uso de substancias fue iniciado por el pionero Howard Lotsof. En 1962, Lotsof a sus 19 años fortuitamente encontró que una dosis de ibogaína no solo interrumpió su dependencia fisiológica a la heroína, sino también elimino su deseo de usar, todo esto sin experimentar síntomas de abstinencia. Lotsof dedico el resto de su vida abogando para el desarrollo de la ibogaína como medicina.

A principios de 1990, el Instituto Nacional del Abuso de Droga de Estados Unidos (NIDA por sus siglas en ingles) comenzó el desarrollo de la ibogaína al financiar completamente las pruebas preclínicas en animales así como la primer fase de pruebas de prevención de riesgos en humanos. Los resultados confirmaron que la ibogaína disminuye la administración propia de estimulantes, opioides y alcohol, así como reduce significativamente los síntomas de abstinencia de opioides.4 Desafortunadamente la investigación del desarrollo termino prematuramente debido a conflictos de propiedad intelectual, su alto costo y la complejidad relacionada a los recursos de la NIDA.5

Las pruebas de seguridad de la Fase 1 realizadas por la NIDA encontraron que la ibogaína no es neurotóxica. Sin embargo, hay una cantidad de fatalidades que se han asociado temporalmente a la ingestión de la ibogaína. Estas fueron atribuidas a una variedad de factores, incluyendo condiciones medicas pre-existentes, especialmente condiciones cardiacas, así como ataques experimentados como resultado de síntomas agudos de abstinencia del alcohol o benzodiacepinas, y en otros casos la coadministración de una o mas drogas de abuso.

Una de las causas citadas es que la ibogaína potencia los efectos de los opioides, así como su letalidad si son co-administrados. Esto ocurre al no actuar como un agonista opioide o antagonista, sino al aumentar las señales de los opioides.6 Aun mas, en adición a su capacidad de atenuar los síntomas de abstinencia, la ibogaína ha mostrado el reducir la tolerancia desarrollada a opioides ((Trujillo KA & Akil H, Inhibition of Morphine Tolerance and Dependence by NMDA Receptor Antagonist MK-801, Science, 2512:85-87, 1991.)) y alcohol,7 en esencia regresa al usuario de drogas a un estado de novato. El uso de substancias después de una administración de ibogaína que no toma esto en consideración presenta un riesgo significante de una sobredosis.

A finales de 1980, las primeras sesiones regulares de desintoxicación con ibogaína fueron realizadas por la Unión de Consumidores de Drogas Daneses en Ámsterdam. Durante las ultimas décadas se ha desarrollado una comunidad global de terapeutas proveedores de ibogaína, que han sido apodados como “subcultura medica”, incluyendo ex consumidores de drogas y médicos. En el 2007 se calculo que se habían realizado mas de 3,400 sesiones de terapia para problemas con substancias, a si como para desarrollo personal y espiritual.8 Cada año este numero continua creciendo, así como el numero de clínicas.

La eficacia del uso de la ibogaína para la desintoxicación has sido explorada en dos estudios recientes realizados por le Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS por sus siglas en ingles), intentando monitorear la eficacia a largo plazo de la terapia de desintoxicación con ibogaína. Los estudios realizados en México y Nueva Zelanda han reportado resultados preliminares un índice de clientes de entre 20% y 50% que han permanecido libres del abuso de su principal substancia por al menos 12 meses. Los factores que afectaron este rango implicaron la facilidad de seguimiento en el estudio de Nueva Zelanda, así como otros factores como planes para continuación del cuidado.9

La terapia de ibogaína puede tener resultados prometedores en el tratamiento de otras condiciones, incluyendo Hepatitis C, enfermedad de Parkinson y el síndrome de Tourette.


  1. “Modification of awake-sleep equilibrium by tabernanthine and some of its derivatives in the cat.” Da Costa L, Sulklaper I, Naquet R. Review of Electroencephalography and Clinical Neurophysiology. 10:105-112. 1980. 

  2. Kaplan, C.D., Ketzer, E., de Jong, J. and de Vries, M. Reaching a state of wellness: Multistage explorations in social neuroscience. Social Neuroscience Bulletin, 1993, 6: 6-7. 

  3. The Healing Journey. “Ibogaine: Fantasy and Reality.” Claudio Naranjo. New York, 1974. Read full chapter

  4. Popik P, Glick S. Ibogaine, a putatively anti-addictive alkaloid. Drugs of the Future. 1996; 21:pp 1109-1115. 

  5. Alper, Kenneth R. M.D., Marina Stajic, Ph.D., and James R. Gill, M.D. Fatalities Temporally Associated with the Ingestion of Ibogaine. Journal of Forensic Sciences, March 2012, Vol. 57, No. 2. 

  6. Ibid. 

  7. Khanna JM, Kalant H, Shah G, Chau A, Effect of D-cycloserine on Rapid Tolerance to Ethanol, Pharmacology Biochemistry & Behavior 45(4):983-986, 1993. 

  8. Kenneth R. Alper, Howard S. Lotsof, Charles D. Kaplan. The ibogaine medical subculture. Journal of Ethnopharmacology. 115: 9–24. 2007. 

  9. Event Summary: 4th International Ibogaine Therapy Providers Conference. GITA. Durban, South Africa. May, 2014. Read full text

©2012-2018 Global Ibogaine Therapy Alliance - Privacy Policy - Contact Us

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account